24 abril, 2017

Aliento

Domingo de abril,
por fin llegaste a Madrid.
Por fin juntos solo tu y yo aquí.
Paseando por el kilómetro cero,
la plaza mayor y ese puente,
que para tí no era para tanto,
pero juntos dió para mucho.
Besos en fotos, fotos en besos.
Y bajo un calor de primavera veraniega,
paseamos y viajamos hasta el esperado gran parque.
Césped, risas y mis letras,
no nos hizo falta más.
Ya surgió lo demás en más besos,
fotos, vídeos, en mordiscos mirando al cielo.
Decidió ganar nuestra cabezonería,
acabamos corriendo tantos metros
y quizás más kilómetros
de los que teníamos planeado.
Llegamos al templo blanco, como bandera en la cima.
Volvimos agotados, pero sin ganas de despedida,
abrazos gigantes, sentimientos indescriptibles.
Esta vez no te solté tan rápido,
me diste motivos aún más grandes.
Llega verano cuanto antes,
tengo aún más besos por darte.


2 comentarios:

  1. Que bonito... Cuando dos personas que se quieren están distanciadas y se ven ocurren milagros, y es que todo merece la pena si lo que estás esperando te hará feliz.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Se nota tantísimo lo mucho que os queréis que uf, me alegro tanto...

    ResponderEliminar

Hola!!^^ Muchas gracias por comentar mi entrada!! Comenta lo que pienses, pero siempre sin insultos.
Besos<3